Los expertos insisten en la necesidad de un oficial de prevención de delitos para la responsabilidad penal de las empresas

    Fuente: El Economista