La futura ley de protección de datos obligará al sector del juego a incluir la figura del delegado de privacidad

    Fuente: El Economista