Un estudio analiza el perfil del defraudador en la empresa: tres de cada cinco casos se podrían haber evitado con controles internos

    Fuente: El Economista